Print    Email
Decrease (-) Restore Default Increase (+)
    
For Teens (Para Adolescentes)
Bookmark and Share

(Tonsillitis)

En la parte posterior de la garganta se encuentran las amígdalas -una en el lado derecho y otra en el izquierdo. Esas masas de tejido colgante forman parte del sistema de lucha contra las infecciones del organismo, cuyo objetivo consiste en evitar que enfermemos. Pero, ¿qué ocurre cuando se infectan las amígdalas? Se produce una amigdalitis.

¿Cuál es la función de las amígdalas?

La función de las amígdalas consiste en filtrar los gérmenes nocivos antes de que nos provoquen infecciones en la garganta, la boca o los senos nasales antes ellos causan infecciones en el resto del cuerpo. Generalmente, las amígdalas desempeñan correctamente su función. Pero a veces las bacterias o los virus se instalan en las amígdalas y las infectan. Cuando ocurre esto, desarrollamos una amigdalitis.

¿Cómo puedo saber si tengo amigdalitis?

Cuando una persona tiene amigdalitis, generalmente le duele la garganta y le cuesta comer, beber e incluso tragar. También puede tener fiebre. He aquí otros síntomas de las infecciones de amígdalas, sea por virus o por bacterias:

  • amígdalas más rojas de los normal
  • una capa de secreciones amarillas o blancas recubriendo las amígdalas
  • voz extraña o nasal
  • ganglios linfáticos del cuello inflamados
  • fiebre
  • mal aliento

¿Qué hará el médico?

Si sospecha que puedes tener amigdalitis, el médico te preguntará cómo te encuentras y te examinará las amígdalas. Probablemente utilizará un palito de madera para mantenerte la lengua en posición baja a fin de poder verte mejor las amígdalas.

Es posible que el médico te mire también dentro de la nariz y las orejas, te escuche la respiración auscultándote el pecho y busque otros signos de infección. La amigdalitis puede estar provocada tanto por virus como por bacterias. Es importante que el médico descarte o bien te diagnostique una faringoamigdalitis estreptocócica, que es una infección provocada por bacterias del género estreptococo. Si tienes este tipo de infección, necesitarás un tratamiento especial.

Para saber si tienes una faringoamigdalitis estreptocócica, el médico utilizará un bastoncito con una torunda de algodón en el extremo para extraerte una muestra de secreciones de la garganta. Este procedimiento no duele, pero puede provocarte náuseas. Esas secreciones se cultivarán, bien en un laboratorio o en la misma consulta del médico. Los resultados se suelen obtener al cabo de días, pero hay una variante rápida de esta prueba que se puede hacer en la consulta del médico y que permite saber si existe una infección por estreptococos en pocos minutos.

¿Cómo se trata la amigdalitis?

Si la amigdalitis está provocada por bacterias, el médico te recetará antibióticos, un tipo de medicamento que mata las bacterias. Para matar completamente las bacterias, es muy importante que te tomes los antibióticos exactamente a las horas que te indique el médico y que finalices el ciclo completo de tratamiento.

Si la amigdalitis está provocada por un virus, los antibióticos no surtirían efecto, pero tu cuerpo luchará pro sí solo contra la infección. A algunos niños tienen que extirparles (extraerles) las amígdalas, pero solo cuando se les infectan repetidamente en el curso de un año o cuando se les inflaman tanto que les dificulta la respiración por la noche.

Si tienes amigdalitis, he aquí algunos consejos que te pueden ayudar a encontrarte mejor:

  • Bebe abundante líquido.
  • Come alimentos blandos, incluyendo gelatina de sabores, sopas, polos, flanes y compota de frutas.
  • Evita los alimentos duros, crujientes o picantes.
  • Utiliza un vaporizador o humidificador de vapor frío en la habitación donde pases más tiempo.
  • Guarda reposo.

¡Pronto tus amígdalas volverán a estar como nuevas y listas para luchar contra los gérmenes!

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2007

 
Artículos Relacionados:
Ir al hospital
Puede asustar un poco tener que ir al hospital, pero ten en cuenta que los médicos, enfermeras y demás personal hospitalario están allí para ayudar a las personas que están enfermas o heridas a encontrarse mejor. Sigue leyendo para averiguar que te puede ocurrir dentro de un hospital.
Ir al médico
Ir al médico es una oportunidad para que éste compruebe que estás creciendo y te estás desarrollando con normalidad. También es una oportunidad para que tus padres hablen con tu médico sobre cuestiones relacionadas con tu salud, como la seguridad o la nutrición, a fin de que puedan ayudarte a estar sano.
Tu lengua
¿Quieres saber cuánto usas la lengua? Intenta comerte un helado de cucurucho o cantar tu canción favorita sin ella. Probablemente te habrás dado cuenta que hay helado por todas partes y la letra de la canción no tenía mucho sentido. Necesitas la lengua para masticar, tragar e incluso cantar.
Tu nariz
Una gran hornada de galletas está saliendo del horno -¡qué rico! Tu bolsa de gimnasia llena de ropa sucia lleva allí más de 3 días ¡puf! ¡Tu perro ha estado jugando en la lluvia! ¡puaj! ¿Cómo notas estos olores y hueles muchos más? ¡La respuesta está justo delante de tus narices: por medio del olfato!
Tus oídos
¿Has oído algo? Tal vez el sonido que has oído era tan leve como el que hace tu gata al lamerse. O tal vez ha sido un sonido fuerte, como el de un carrito de helados al pasar.
 
Recursos Relacionados:
La Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias (conocida como SAMHSA por sus siglas en ingles)
MedlinePlus informacion de salud
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU