Print    Email
Decrease (-) Restore Default Increase (+)
  
For Kids (Para Ninos)
Bookmark and Share

Read this article in English

(Backpacks)

Las mochilas te ayudan a llevar todos los elementos esenciales para la escuela. Sin una mochila, sería bastante complicado equilibrar todos los libros, papeles, cuadernos, carpetas y útiles escolares en los brazos. Además, todos los bolsillitos con cierre y los compartimientos pueden ayudarte a mantener el orden.

Sin embargo, las mochilas pueden ser una verdadera molestia. Estas son las razones: pueden causar lesiones si los niños se tropiezan con ellas o si golpean a alguien con una, ya sea por accidente o a propósito. Son pesadas, por lo que no querrás que se te caiga una en la cabeza o la mano. Además, las mochilas pesadas también pueden distender el cuello y la espalda.

Las mochilas son una realidad en la vida de los niños, así que hablemos sobre la seguridad de su uso.

Dos reglas para recordar

Las siguientes son dos reglas importantes para usar mochilas:

  1. ¡Vigila esa mochila! Igual que una mascota desobediente, a veces las mochilas se te pueden escapar, por eso no pierdas de vista a la tuya. Mantenla fuera de los lugares de paso de la gente, como corredores, el pasillo central del autobús y el espacio entre filas de pupitres en el aula. También es conveniente que tengas cuidado con las mochilas que guardas en el estante superior de tu casillero, ya que pueden caerse.
  2. Mira tu punto ciego. Antes de sacarte o ponerte la mochila, mira a tu alrededor y hacia atrás. Eso es lo que hace tu mamá o papá al dar marcha atrás con el auto para salir del estacionamiento. No querrás chocar a nadie con tu mochila. Y, por supuesto, no intentes golpear a nadie con ella. Al estar cargada con libros, es como golpear a alguien con una bolsa de ladrillos.

Trata bien tu espalda, el cuello y los hombros

En ocasiones, las mochilas pueden causar dolor de espalda, o en el cuello o los hombros. Para evitarlo, sigue estas reglas:

  • Usa ambas correas de hombro para distribuir el peso de manera uniforme. Si usas la mochila solo en un hombro, quizás te haga inclinarte hacia un lado.
  • Párate derecho. Si la mochila hace que te encorves o te inclines hacia un lado, es posible que estés cargando un peso excesivo o que no estés usando las dos correas.
  • Limita el peso. Lleva la menor cantidad de libros que sea posible. Si puedes dejar algunos en tu casa, hazlo. Los médicos recomiendan no cargar más del 10% al 15% de tu peso corporal. Por ejemplo, si pesas 36 kilos (80 libras), tu mochila no debe pesar más de 3 a 5 kilos (8 a 12 libras).
  • Dale un descanso a tu mochila. Cuando puedas, deja la mochila en el casillero y lleva solo lo que necesitas.

Habla con tu mamá o tu papá si tienes problemas para ponerte o quitarte la mochila. Además, cuéntales si tienes algún dolor, molestia, hormigueo o adormecimiento (no tienes sensibilidad) en la espalda o los brazos.

Sugerencias para comprar una mochila nueva

Tener el tipo correcto de mochila puede reducir los problemas. Por eso, si ya es hora de comprarte una nueva, ten en cuenta estas sugerencias:

  • Elige una mochila liviana, para no agregar peso a lo que ya pesan tus libros y otros útiles.
  • Prueba con una mochila con ruedas. (Antes pregunta en la escuela si las permiten. Como se deslizan por el piso, pueden provocar tropiezos). Si te decides por una mochila común, elige una que tenga espalda acolchada, y correas anchas y acolchadas que no se hundan en los hombros.
  • Busca una mochila con muchos compartimientos interiores, para poder distribuir el peso de manera más uniforme.

Ahora ya sabes cómo cargar todos tus libros de un modo seguro. ¡Feliz uso de la mochila!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2013

 
Artículos Relacionados:
Ayuda con la tarea
Está claro que la tarea es importante, pero ¿cómo puedes terminarla?
Cuando estás sólo después de la escuela
Hoy en día, es común que ambos padres trabajen o que los niños(as) vivan solamente con uno de sus padres, así que una nueva generación de niños(as) permanece más tiempo sin los padres al regresar a la casa después de la escuela.
Llegando a la escuela secundaria
¿Es algo bueno estar en algo que queda justamente en el medio? A veces no, es como estar en el asiento del medio de un carro durante un viaje largo. Pero a veces sí lo es, por ejemplo, cuando vas a ver una película al cine y estás sentado justamente en el medio del teatro. ¿Qué puede pasar después? La escuela secundaria se parece un poco a todo esto.
Proyectos grupales para la escuela
Los proyectos grupales son una excelente práctica para la escuela secundaria, la universidad y la vida real, cuando probablemente tengas un empleo que te exija trabajar con otra gente.
Qué hacer si no te gusta la escuela
La escuela es parte de la vida y tener una educación puede ayudarte a construir el tipo de futuro que quieres en ella. Así que hablemos sobre la escuela y lo que puedes hacer cuando sientas que no te gusta.
Seguridad en el coche y en el autobús
Ir en coche o en autobús implica cierta responsabilidad: es necesario que viajes con seguridad. Afortunadamente, esto no es difícil.
 
Recursos Relacionados:
MedlinePlus informacion de salud
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU