Print    Email
Decrease (-) Restore Default Increase (+)
  
For Kids (Para Ninos)
Bookmark and Share

Read this in English

(Homework Help)

"Cuando termines la tarea."

Probablemente hayas escuchado a tu mamá o a tu papá decirte estas palabras. Puede parecer que todas las cosas que te gusta hacer tienen que esperar hasta que termines de hacer la tarea. Hay una buena razón por la que los adultos le dan tanta importancia a los deberes. La tarea te ayuda a aprender, obtener una buena educación, y construir el tipo de vida que deseas en el futuro. Está claro que la tarea es importante, pero ¿cómo puedes terminarla?

Primeramente, necesitas un lugar tranquilo sin desorden o confusión. Escribir encima de restos de papas fritas mientras hablas por teléfono no te va ayudar a terminar tu lección de historia. Apaga la televisión y otras distracciones similares. Podrás concentrarte, lo cual significará que terminarás tus deberes más rápidamente y con más probabilidades de que todo esté correcto.

Reserva suficiente tiempo para hacer tu tarea sin prisas. Tratar de hacer la asignación de ciencias entre los comerciales de tu programa de televisión favorito no dará buen resultado. Aprender algo como es debido toma tiempo. Pero si a pesar de dedicarle tiempo a la tarea aún te resulta difícil, quizás quieras buscar ayuda.

¿Por qué algunos niños necesitan ayuda con la tarea?

Mas allá de no entender una lección o una asignación, hay otras razones por las que necesites ayuda con la tarea. Algunos niños(as) han dejado de ir a la escuela durante un tiempo por estar enfermos y pierden muchas lecciones. Otros están tan ocupados que no le dedican suficiente tiempo a la tarea.

Los problemas personales también pueden causar problemas con la tarea. Algunos niños(as) pueden estar lidiando con situaciones fuera de la escuela que dificultan su deseo de hacer la tarea, como problemas con los amigos o cosas que estén ocurriendo en la casa. Los niños(as) cuyos padres están atravesando un divorcio u otro problema familiar generalmente tienen problemas con entregar la tarea a tiempo.

Incluso los estudiantes que nunca han tenido un problema con la tarea pueden comenzar a tenerlos si hay problemas en su casa. Pero independientemente de la razón que te de problemas para hacer tu tarea, hay muchas formas de ayudar.

¿Quien puede ayudarte?

Si estás teniendo problemas con la tarea, habla con alguien (padres, maestros, consejero escolar o alguna otra persona capaz de ayudarte en la escuela). Comunícales tu problema tan pronto como puedas, para que puedas obtener ayuda rápidamente y no quedarte atrasado(a).

Hablar con tus padres es una buena forma de comenzar si tienes problemas con la tarea. Puede ser que ellos te ayuden a resolver un problema de matemática difícil o te ayuden a pensar en un tema para escribir para la clase de inglés. Pero también pueden ayudarte a elegir el mejor lugar de la casa para que hagas tu tarea y tengas útiles escolares, como los lápices, a tu alcance. Los padres también pueden reducir tus distracciones, como por ejemplo, tus ruidosos hermanos(as) pequeños(as).

Los maestros también son fuentes importantes para ti porque pueden aconsejarte en los casos específicos en los que tengas problemas. También pueden ayudarte a encontrar un mejor sistema para que anotes tus deberes pendientes y pongas todos los libros y trabajos escritos que necesitas en tu mochila. Los maestros te pueden dar consejos sobre cómo estudiar y darte ideas para que puedas terminar tus tareas. Ayudar a que los niños aprendan es su trabajo, así que ¡asegúrate de pedirles su ayuda!

Muchas escuelas, pueblos y ciudades ofrecen programas de cuidado después del horario escolar. Muchas veces, ayudar con la tarea es parte del programa. Allí podrás obtener ayuda de los adultos así como de otros niños(as).

También puedes intentar comunicarte a una línea telefónica de ayuda con la tarea. Este tipo de servicios son atendidos por profesores, estudiantes mayores y expertos en materias escolares.

También puedes utilizar el Internet para acceder a sitios diseñados para ofrecer ayuda con la tarea. Estos sitios te pueden guiar a buenas fuentes de investigación y ofrecerte datos y guías sobre muchos temas académicos. En cualquier caso, ten cuidado con simplemente copiar información de un sitio de Internet. Esto es una forma de hacer trampa, así que habla con tus maestros sobre cómo utilizar esta información con propiedad.

Otra opción es tener un tutor, una persona a quien se le paga para que pase tiempo contigo revisando la tarea. Si el costo es alto, puedes ponerte de acuerdo con un grupo de niños(as) para compartir los gastos de una sesión con un tutor.

Háganlo juntos

Algunos niños(as) casi nunca necesitan ayuda con la tarea. Si no eres uno(a) de ellos(as), ¡nos alegramos por ti! ¿Por qué no usas tu talento para ayudar a un amigo(a) que está pasando trabajo con la tarea? Puedes ofrecerle que estudien juntos. Revisar las lecciones juntos(as) puede beneficiarles a ambos(as).

La información se recuerda fácilmente cuando la enseñamos a otra persona, según una estudiante de quinto grado, quien dice ayudar a su amiga Jenny con la tabla de multiplicar.

"Me ayuda a aprenderla a mi también," dice ella. "Mientras ella practica, yo practico."

Puede que quieras crear un grupo de estudio que se reúna con frecuencia. Pueden fijar metas juntos(as) y premiarse cuando terminen el trabajo. Por ejemplo, cuando hayas finalizado de escribir tu reporte de libros, vayan a montar en bicicleta juntos(as). Anticipar hacer algo que les gusta, puede ayudar a todos(as) a finalizar el proyecto en el que están trabajando.

¿Aún tienes problemas?

A veces incluso después de intentar varias estrategias, un niño(a) todavía tiene problema con la tarea. Puede ser difícil si te ocurre a ti. Pero recuerda que cada persona aprende a un ritmo diferente. Puede ser que tengas que estudiar dos horas en lugar de una, o que tengas que practicar la tabla de multiplicar 10 veces en lugar de cinco para aprenderla bien.

Es importante que dediques todo el tiempo que necesites para aprender las lecciones. Pide ayuda a tu mamá o a tu papá para poder entender las lecciones y para que te ayuden a crear un horario que te permita disponer de todo el tiempo que necesitas.

Continúa confiando en tus padres, maestros y consejeros escolares para que puedan ayudarte. De esa forma, ellos verán que estás intentando terminar tu tarea. Y cuando la termines, ¡asegúrate que tienes tiempo para hacer algo divertido!

Actualizado y revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013

 
Artículos Relacionados:
Llevarse bien con los profesores
Es innegable, llevarte bien con tu profesor o profesora es una buena cosa porque hace que el tiempo que pasas en clase te resulte más agradable. Y sí, también está bien llevarse bien con los profesores porque, en general, es bueno aprender a relacionarse con los distintos tipos de personas con que nos toparemos a lo largo de nuestras vidas.
Qué hacer si no te gusta la escuela
La escuela es parte de la vida y tener una educación puede ayudarte a construir el tipo de futuro que quieres en ella. Así que hablemos sobre la escuela y lo que puedes hacer cuando sientas que no te gusta.
Tienes un examen: ¡Qué nervios!
Hoy tienes un examen muy importante en el colegio y te encuentras fatal. Te duele el estómago y la cabeza. Tal vez tengas los músculos tensos, te tiemblen las manos o estés sudando. Sabes que no te ha picado el bichito de la gripe, pero es posible que tengas lo que coloquialmente se conoce como "nervios", y, más correctamente, ansiedad ante los exámenes.
 
Recursos Relacionados:
MedlinePlus informacion de salud
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU