Print    Email
Decrease (-) Restore Default Increase (+)
  
Bookmark and Share

Read this in English

(Speech-Language Therapy)

Posiblemente en una conferencia reciente para padres y maestros, los maestros le expresaron su preocupación acerca de que su hijo podría tener un problema con el habla o el lenguaje. O quizás mientras ha hablado con su hijo, se ha dado cuenta de que tartamudea de vez en cuando. Quizás su hijo tiene un problema. Y si este fuera el caso, ¿qué debe hacer?

Intervenir a tiempo es un buen consejo. Una evaluación por un patólogo certificado en problemas del habla y del lenguaje puede determinar si su hijo tiene dificultades.

¿Qué es la terapia del habla y del lenguaje?

La terapia del habla y del lenguaje es el tratamiento para la mayoría de los niños con discapacidades del habla y aprendizaje del lenguaje. Las discapacidades en el habla se refieren a problemas con la producción de sonidos, mientras que los problemas con el aprendizaje del lenguaje son las dificultades al combinar las palabras para expresar ideas.

Trastornos del habla y del lenguaje

La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (American Speech-Language-Hearing Association, ASHA) clasifica los trastornos del habla según describimos a continuación:

  • Los trastornos de articulación - dificultad producir sonidos en las silabas y al emitir palabras de forma incorrecta de modo que otras personas no pueden entender lo que la persona está diciendo.

  • Trastornos con la fluidez del habla con problemas que incluyen tartamudez - una condición donde el habla se interrumpe debido a pausas anormales, repeticiones o sonidos prolongados y silabas.

  • Resonancia o trastornos de la voz - incluye problemas con el tono, el volumen o la calidad de la voz. Distrae a los oyentes de lo que se está diciendo. Estos tipos de trastornos también pueden causar dolor al niño o hacerle sentir incómodo cuando está hablando.

  • Disfagia oral/trastornos de la alimentación - incluye dificultades al comer o al tragar.

Los trastornos del lenguaje pueden ser receptivos o expresivos:

  • Los trastornos receptivos se refieren a las dificultades al entender o procesar el lenguaje.

  • Los trastornos expresivos incluyen dificultades para combinar palabras, vocabulario limitado o inhabilidad de usar el lenguaje en forma socialmente apropiada.

Especialidades en terapias del habla y del lenguaje

Los fonoaudiologos (Speech-Language Pathologists o SLPs en Inglés), generalmente conocidos como terapeutas del habla, son profesionales educados en el estudio de la comunicación humana, su desarrollo y sus trastornos. Estos profesionales tienen como mínimo una maestría y una licencia del estado en esta especialidad, así como un certificado o una competencia clínica de La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición ASHA (American Speech-Language-Hearing Association (ASHA)).

Al evaluar las habilidades del habla, lenguaje, comunicación cognitiva y la forma de tragar de los niños y adultos, los patólogos del habla y del lenguaje pueden identificar problemas en la comunicación y la mejor manera de tratarlos.

Los fonoaudiologo atienden los trastornos en la articulación del lenguaje, problemas con su fluidez, trastornos orales, motores y de la voz, así como trastornos en el lenguaje receptivo y expresivo.

Remedios

En la fonoaudiologia, el terapeuta apropiado trabajará con el niño individualmente, en un pequeño grupo o directamente en un aula de clase para sobrellevar las dificultades que incluye cada trastorno en particular.

Los terapeutas utilizan una variedad de estrategias incluyendo:

  • Actividades de intervención del lenguaje. En estos ejercicios el Patólogo del Habla y del Lenguaje interactuará con un niño jugando y hablando. El terapeuta puede utilizar fotos, libros, objetos o eventos actuales para estimular el desarrollo del lenguaje. El terapeuta también puede pronunciar correctamente las palabras como ejemplo y utilizar ejercicios de repetición para fortalecer el habla y los mecanismos del lenguaje.

  • Terapia de la articulación. Los ejercicios de articulación o producción de los sonidos incluyen la pronunciación correcta de sonidos y silabas por parte del terapeuta generalmente durante actividades de juego. El terapeuta le demostrará físicamente al niño cómo emitir ciertos sonidos como el sonido de la “r” y cómo mover la lengua para producir ciertos sonidos.

  • Terapia oral y motora de la alimentación. El terapeuta utilizará una variedad de ejercicios, incluyendo el masaje facial, y movimientos para ejercitar la lengua, labios y mandíbula que fortalecen los músculos de la boca. El terapeuta también trabajará con diferentes texturas y temperaturas de alimentos para incrementar la atención oral del niño mientras come y traga.

¿Cuándo es necesaria la terapia?

Los niños pueden necesitar fonoaudiologia por una variedad de razones:

  • Problemas de audición
  • Retrasos cognitivos (intelectuales, del raciocinio) u otros retrasos del desarrollo
  • Musculatura oral débil
  • Defectos de nacimiento como el labio leporino
  • Autismo
  • Problemas motores
  • Problemas respiratorios (trastornos de la respiración)
  • Trastornos al tragar
  • Lesiones cerebrales traumáticas

La terapia debe comenzar lo antes posible. Los niños que reciben terapia temprano en su desarrollo (aquellos menores de 3 años de edad) tienden a tener mejores resultados que aquellos que comienzan la terapia más tarde. Esto no quiere decir que los niños mayores no se benefician de la terapia sino que lo hacen a un ritmo más lento porque ya han aprendido otros patrones que deberán cambiar.

Encontrando a un terapeuta

Es importante cerciorarse que el terapeuta que usted elija, haya sido certificado por ASHA. Este certificado confirma que el terapeuta tiene como mínimo una maestría en esta especialidad, se ha examinado con éxito en una prueba nacional, y ha completado un programa de beca clínica bajo supervisión.

Algunas veces los asistentes en las terapias (los cuales generalmente han completado una licenciatura asociada de dos años o una licenciatura universitaria) pueden ayudar a administrar servicios de terapia del lenguaje bajo la supervisión de un terapeuta certificado por ASHA. El terapeuta de su hijo debe tener una licencia certificada de su estado y tener experiencia profesional en el trastorno especifico de su hijo.

Usted puede pedirle al doctor de su hijo o a uno de los maestros en la escuela que le recomiende a un especialista. También puede chequear el directorio telefónico local. Las asociaciones de su estado especializadas en patologías del habla y del lenguaje, y audición, también mantienen listados de terapeutas certificados y licenciados.

Ayudando a su hijo

Los expertos consideran que involucrar a los padres es crucial para el progreso del niño en este tipo de terapia.

Los padres son una parte muy importante en la terapia y ayudan a determinar el éxito del programa. Los niños que completan el programa con más éxito y con los mejores resultados a largo plazo son aquellos cuyos padres han estado involucrados.

Pregúntele a su terapeuta sobre la mejor forma de ayudar a su hijo en la terapia. Por ejemplo, es importante que usted ayude a su hijo a realizar las actividades de estimulación en casa que sugiera el terapeuta, para asegurar el progreso continuo y la práctica de los nuevos hábitos aprendidos.

El proceso de superar un trastorno del lenguaje puede tomar algún tiempo. Por ello, es importante que todos los miembros de la familia sean pacientes y entiendan la situación del niño.

Revisado por: Amy Nelson, MA, CCC-SLP
Fecha de revisión: octubre 2008

 
Artículos Relacionados:
Evaluación de la audición en los niños
Durante los primeros cinco años de vida, el sentido de la audición o la capacidad auditiva es una parte crítica en el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños(as). Una pérdida leve o parcial de la audición puede afectar la capacidad de un niño(a) de hablar y entender el lenguaje.
Labio y paladar hendidos
El labio leporino (fisura labial) y el paladar hendido (fisura palatina) son anomalías congénitas que afectan a los tejidos del labio superior y del paladar, respectivamente, los cuales no se forman adecuadamente durante el desarrollo fetal. En EE.UU. este tipo de anomalías se da en 1 de cada 700 - 1.000 nacimientos, lo que las convierte en las anomalías congénitas más frecuentes. La buena noticia es que estos dos tipos de anomalías faciales tienen tratamiento.
Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje
Saber qué cosas son "normales" y cuáles no en el desarrollo del habla y el lenguaje puede ayudarlo a entender si debe preocuparse o si su hijo presenta un desarrollo adecuado.
 
Recursos Relacionados:
MedlinePlus informacion de salud
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU